Revisiones Ginecológicas

La revisión ginecológica se realiza una vez al año e incluye:

  • Toma de citología (Papanicolau) para detectar patología del cuello uterino
  • Ecografía transvaginal para valorar patología del útero o de los ovarios
  • Ecografía mamaria o Mamografía, según la edad de la paciente, para valorar patología mamaria
  • Analítica general (control colesterol, glicemia, enzimas hepáticos, función tiroidea)
  • Densitometría ósea en pacientes menopáusicas (cada dos o tres años) para valorar el riesgo de osteoporosis

En esta revisión se pueden detectar enfermedades infecciosas vaginales (hongos, Gardenella, etc.) o enfermedades de transmisión sexual como las producidas por el Papilomavirus (condilomas, CIN, etc.) y tratarlas.

También se puede visualizar patología uterina. Pólipos endometriales o cervicales que se pueden extraer, o bien patología endometrial valorable por pequeña biopsia o por legrado ginecológico, y que una vez obtenidos los resultados, podremos tratar de la forma más adecuada.

También se puede administrar la vacuna contra el virus del papiloma humano, causante de patología cervical (atipias y cáncer de cuello uterino), a cualquier paciente que cumpla los criterios de administración.

Contracepción

Valoración según la edad y las condiciones de cada paciente del mejor método anticonceptivo:

  • Método barrera: preservativo.
  • Anticoncepción hormonal: la administración puede ser oral (píldoras anticonceptivas), transdérmica (parche) o vaginal (anillo vaginal).
  • Dispositivo intrauterino: DIU que puede ser de cobre u hormonal (DIU Mirena con progestágeno, que se reserva para pacientes con problemas de sangrado abundante y anemia).
  • Ligadura de Trompas: técnica irreversible que se puede realizar mediante Laparoscopia o Mini-Laparotomía.
  • Vasectomía: técnica irreversible que realiza el urólogo.

Esterilidad

Se podría definir como la imposibilidad de concebir tras 12 meses de relaciones sexuales sin protección. El 90% de las parejas sin problemas de fertilidad lograrán un embarazo en el primer año de búsqueda y un 95%, lo lograrán tras dos años.

La esterilidad es un problema que crea mucha ansiedad en la pareja, aproximadamente una de cada seis parejas presenta problemas de concepción. Cabe destacar que en un 30% de los casos la esterilidad es de origen desconocido (todos los estudios son normales). El estudio de esterilidad se basa en:

  • Seminograma: estudio del semen
  • Histerosalpingografía: estudio de las trompas de la mujer
  • Análisis hormonal en la mujer para valorar su función ovárica
  • Control ecográfico de la ovulación

Según el problema detectado, se buscará el tratamiento más adecuado (inducción de la ovulación, inseminación artificial o fecundación in vitro).

Menopausia

Es el cese definitivo de la función ovárica que se manifiesta con la desaparición de la menstruación y suele presentarse alrededor de los 50 años. Se diagnostica tras 12 meses consecutivos sin regla o por analítica hormonal. Se puede acompañar de una serie de síntomas climatéricos como sofocaciones, sequedad vaginal, disminución de la líbido, cambios de carácter, aumento de peso u osteoporosis, que pueden requerir un tratamiento específico.

Nuestro equipo tratará de dar solución a cada uno de los síntomas que se presenten según su intensidad.

Patología Mamaria

Prevención y tratamiento de la patología mamaria, benigna o maligna: la patología benigna de la mama supone un amplio espectro de alteraciones que se clasifican en función de los síntomas que dan. Así, clásicamente, las alteraciones de la mama dan como síntomas principales:

  • Tumores benignos: fibroadenomas, quistes
  • Secreciones: galactorrea, absceso, lactancia
  • Dolor: mastitis, absceso, quiste
  • Alteraciones en la forma de la mama y en la piel adyacente: infecciones víricas o micóticas, mastitis

Nuestro equipo se encarga de diagnosticar y tratar esta patología benigna de mama.

Para la patología maligna de mama, contamos con la colaboración del médico consultor Dr. César Mendoza Santín, cirujano experto en senología, patología mamaria, cirugía oncoplástica y reconstructiva.

Cirugía Ginecológica Laparoscópica o Convencional y Láser

  • Laparoscopia: consiste en realizar la intervención mediante la introducción del laparoscopio en la cavidad abdominal. El laparoscopio es un tubo largo y rígido con un sistema de iluminación que se introduce a través de una pequeña incisión de aproximadamente 1-2 cm en la piel por debajo del ombligo. El laparoscopio está conectado a una cámara de video que permite visualizar el interior del abdomen y a un monitor que permite ver las imágenes procesadas. Este procedimiento es menos invasivo que la cirugía convencional y la recuperación es más rápida. Se puede tratar:
    • Patología ovárica: quistes de ovario,cáncer de ovario
    • Patología uterina: miomas, cáncer de endometrio, ligadura tubárica, liberación de adherencias
  • Histeroscopia: consiste en el uso de un tubo rígido conectado a un sistema de iluminación y a una cámara, que se introduce en el interior del útero a través de la vagina para ver y tratar patología uterina (miomas, pólipos, etc.).
  • Vía Convencional o Laparotomía: se trata de una cirugía abierta donde se practica una incisión abdominal para tener acceso a los órganos de la pelvis (útero, ovarios y trompas). Al practicarse una incisión más amplia, la recuperación tiende a ser más lenta que en las laparoscopias. Se puede realizar para tratar cualquier tipo de patología pélvica (útero, trompas u ovarios).
  • Legrado ginecológico: consiste en la obtención de material del interior del útero mediante la utilización de una legra uterina y sirve para diagnosticar y/o tratar patología en el interior del útero (pólipos, engrosamiento endometrial).
  • Láser en cirugía ginecológica: utilizado en medicina desde hace más de 30 años, el láser de CO2 se ha convertido en un instrumento indispensable para el tratamiento de las displasias y los condilomas de la vulva, la vagina y el cuello uterino. En laparoscopia, el láser puede utilizarse para tratar la endometriosis o para realizar una adhesiólisis.
    La tecnología láser permite también la restructuración y cirugía de las partes íntimas permitiendo al médico realizar intervenciones sin hospitalización y con un postoperatorio muy corto.
    Nuestros servicios incluyen la aportación de las últimas técnicas y equipos del Instituto de Fotomedicina , centro de referencia en tecnología láser.

Relajación vaginal e Incontinencia urinaria con láser

Debido a los cambios hormonales que sufre la mujer, se producen alteraciones en la estructura de la pared vaginal:

  • Falta de tonicidad
  • Ptosis o flacidez de la estructura pélvica
  • Pérdida de lubricación de la mucosa
  • Relajación de la continencia urinaria

Estos cambios pueden ser paliados o revertidos con técnicas de tonificación o regeneración láser. Estos tratamientos regenerativos e indoloros, favorecen la producción de colágeno y ácido hialurónico, recuperando la tonicidad de la pared vaginal, reduciendo la pérdida de orina y mejorando la satisfacción de las relaciones sexuales.
El tratamiento es ambulatorio y requiere de dos sesiones espaciadas entre 45 y 60 días, de 30 minutos de duración cada una. La tecnología lleva la garantía de calidad del Instituto de Fotomedicina .